miércoles, 17 de enero de 2018

Los 600 genes que nos separan de un lagarto

https://elpais.com/elpais/2017/12/04/ciencia/1512413928_127598.html


Un equipo de investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas identifica los genes que distinguen a los mamíferos de otros animales


De los 20.000 genes que conforman aproximadamente el genoma humano, son unos 600 los que marcan la diferencia entre el Homo sapiens y otros animales no mamíferos. Es decir, el ser humano tiene alrededor de 600 familias de genes exclusivos, que no se encuentran en un lagarto, un pájaro, una planta o un hongo, por ejemplo.

han analizado el genoma ya secuenciado de 68 mamíferos —entre ellos el Homo sapiens— y los han cruzado con los de otras 30 especies distintas de hongos, reptiles, plantas y peces, entre otros. El resultado: hay unas 6.000 familias de genes que solo se pueden encontrar en los mamíferos. “Esta investigación tiene un fuerte componente computacional porque comparamos el genoma de mamíferos distintos y lo cruzamos con un catálogo de 30 especies distintas. Identificamos 6.000 genes que no están presentes en otras clases de animales”

 Además, el Homo sapiens cuenta con 50 genes exclusivos que no están ni siquiera en otros mamíferos. La investigación constata algo consabido también: evolutivamente hablando, los chimpancés son la especie más cercana al ser humano. 

Estudios como este nos ayudan a entender cómo se forman nuevos genes en la evolución. Catalogar y caracterizar los genes en mamíferos es el primer paso para entender cuáles son sus funciones, si muchos de ellos tienen una función de defensa a patógenos, por ejemplo. Nos hemos dado cuenta de que queda mucho por saber”

lunes, 15 de enero de 2018

China trata de evitar una catástrofe medioambiental tras el hundimiento del petrolero iraní

https://elpais.com/internacional/2018/01/15/actualidad/1516031632_165667.html

https://elpais.com/internacional/2018/01/14/actualidad/1515927376_850528.html?rel=mas



Es el mayor derrame procedente de un barco en décadas. La mancha de combustible se extiende por un área de cerca de de 120 kilómetros cuadrados en el mar del Este


Los equipos de limpieza marina chinos tratan de evitar lo que podría convertirse en una gravísima catástrofe medioambiental tras el hundimiento el domingo del petrolero iraní Sanchi en aguas del mar del Este de China. El naufragio ha dejado una mancha de petróleo de cerca de 120 kilómetros cuadrados. El Sanchi, que llevaba a la deriva ocho días tras chocar la semana pasada contra un carguero de Hong Kong a 300 kilómetros al oeste de Shanghái, transportaba una carga de 136.000 toneladas de petróleo y cerca de un millar de toneladas de diésel para sus motores, el mayor derrame procedente de un barco en décadas.

En comparación, el derrame resultante sería unas tres veces mayor que el provocado por el Exxon Valdez en 1989, uno de los peores desastres ambientales de la historia. EPrestige accidentado en 2002 frente a las costas gallegastransportaba 77.000 toneladas, si bien no se trata exactamente del mismo tipo de hidrocarburo. Ambos combustibles son muy peligrosos. El diésel es de la variedad más contaminante, mientras que el petróleo de la carga, de tipo condensado, muy ligero y producido en Irán, se acumula por debajo de la superficie del agua en una mancha que no se ve pero que es sumamente tóxica para la vida marina.


 el hundimiento representa “la peor posibilidad”, porque el pecio —ahora a un centenar de metros de profundidad— liberará gradualmente su contenido en el fondo del océano, donde pondrá en peligro la vida marina. El mar del este de China, aunque ya de por sí contaminado, es hogar de una rica variedad de especies de cetáceos, peces y pájaros.

Una ballena protege a una buceadora de un tiburón en el Pacífico

Ver vídeo de la noticia
https://elpais.com/elpais/2018/01/09/videos/1515513916_954484.html


domingo, 14 de enero de 2018

La mutación genética que hizo posible la construcción de los rascacielos de Nueva York

La falta de vértigo de los indios mohawks, bautizados como las «águilas de la construcción», fue clave en el perfil de Manhattan



La falta de vértigo de estos indios, probablemente por una mutación genética, hizo que se ganaran el sobrenombre reverencial de “águilas de la construcción”.


La imagen capta a once obreros almorzando sobre una viga en el piso 69 –a unos 244 metros del suelo-, tras ellos se puede contemplar el opulento Manhattan. Los trabajadores no cuentan con ningún sistema de seguridad ni arnés, reflejo de la situación laboral del momento.

Los científicos obtienen pruebas directas de la recuperación de la capa de ozono


http://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/actualidad/los-cientificos-obtienen-pruebas-directas-recuperacion-capa-ozono_12234

Investigadores de la NASA han demostrado por primera vez que las disminuciones de los niveles de cloro presentes en la atmósfera están reduciendo el agujero de la capa de ozono.


Contrastando los datos de las observaciones vía satélite realizadas por el satélite Aura de la NASA y las mediciones de los niveles de cloro en la atmósferalos investigadores han demostrado que la disminución de este elemento, presente en los llamados clorofluorocarbonatos (CFC), prohibidos en la Unión Europea desde 1996, ha provocado una reducción de un 20% en el deterioro de la capa de ozono durante el invierno antártico.
"Podemos ver muy claramente que el cloro de los CFC está reduciendo el agujero de la capa de ozono, y que la pérdida de ozono en la atmósfera se está ralentizando",
El año pasado la NASA informó que el tamaño del agujero en septiembre había sido el más reducido desde 1988, con una extensión máxima de 19,6 millones de kilómetros cuadrados.
Los estudios anteriores han utilizado análisis estadísticos sobre los cambios en el tamaño del agujero de ozono para argumentar que el agotamiento del ozono está disminuyendo. Este estudio es el primero en usar medidas de la composición química dentro del agujero de ozono para confirmar que esa disminución está causada directamente por la reducción de los CFC.
Los científicos auguran que el agujero de ozono antártico debería continuar recuperándose gradualmente a medida que los CFC desaparezcan de la atmósfera, pero la recuperación completa llevará décadas. "Los CFC tienen una vida útil de 50 a 100 años, por lo que permanecen en la atmósfera durante mucho tiempo", explica la científica atmosférica coautora del estudio Anne Douglass. "En lo que respecta al agujero de ozono, podría desvanecerse entre 2060 o 2080. Y aun así, puede que nunca desaparezca del todo".


El Gobierno británico declara la guerra a los plásticos

http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2018/01/11/5a578c1ee5fdea24618b46dd.html



Theresa May ha anunciado una batería de medidas con la meta de "eliminar el uso evitable del plástico" en los próximos 25 años.
May ha propuesto la extensión del cobro de 5 peniques por las bolsas de plástico a todas las tiendas en el Reino Unido y ha reclamado a los supermercados la creación de estanterías "libres de plásticos", para impulsar a un cambio drástico en la industria de los embalajes y dar a los consumidores la opción de productos menos dañinos para el medio ambiente.
La 'premier' ha prometido destinar un porcentaje de la ayuda exterior a la limpieza de los océanos y se ha comprometido a eliminar el uso de cubiertos desechables y vasos de plástico de un solo uso en las dependencias del Gobierno.
Su intervención ha sido calificada como "greenwashing" (lavado verde) por varios grupos ecologistas, que le acusan de ignorar el gran reto al que se enfrenta en un par de meses el Reino Unido: la prohibición de importación de plástico para el reciclaje en China, que amenaza con anegar los vertederos británicos y reducir drásticamente los niveles de reciclaje.
May se ha subido en cualquier caso a la ola auspiciada por el diario conservador 'The Daily Mail', con su campaña Turn the Tide, que ha calado entre los consumidores británicos en los últimos meses.
La 'premier' ha agradecido también la labor divulgadora del naturalista David Attenborough, que lanzó recientemente la voz de alarma en la serie Planeta Azul...
"Todos los años lanzamos a los océanos más de ocho millones de toneladas métricas de plástico, el equivalente a un camión de basura cada minuto. Si no hacemos pronto algo, en el 2050 habrá más plástico que peces en nuestros océanos".
La respuesta más crítica al discurso de May la dio John Sauven, director ejecutivo de Greenpeace en Reino Unido: "Lo que este país necesita es un plan de acción para los próximos 25 meses, no los próximos 25 años. En vez de promesas vagas, hacen falta medidas concretas e inmediatas para hacer frente a la contaminación del plástico en los mares, la contaminación atmosférica en las ciudades y el cambio climático".